Pescadería Online 611 633 813 info@peixacasa.cat

Saber qué se come en cada momento es imprescindible tanto por la calidad que puedan tener los alimentos como por el precio que se paga por ellos. Ocurre en muchos casos.

Por ejemplo, la diferencia entre pulpo y potón es muy sutil para quien no está muy habituado a trabajar con estas materias primas. Y no saber distinguirlos puede hacer que muchas veces pongas en tu mesa un alimento que no es exactamente el que pensabas.

Si has llegado hasta aquí, seguramente te estés preguntando sobre el potón, qué es y qué características tiene este animal parecido al pulpo, tanto a nivel nutricional como a la hora de trabajar con él en la cocina.

Aunque muy parecidos, tanto físicamente como en sabor, textura y beneficios, lo cierto es que tener las herramientas para diferenciarlos perfectamente es algo que se debe valorar para ser consciente de qué ingredientes se introducen en la dieta diaria.

El potón

Aunque en el plato se puede trabajar para que no se diferencie especialmente del pulpo, lo cierto es que el potón es un animal marino bien distinto a su compañero de ocho patas.

En realidad, potón es el nombre que se da a un molusco conocido también como calamar Humboldt. Se trata de un animal mucho más habitual y fácil de capturar que el pulpo y, por tanto, más barato.

Los profesionales de la gastronomía consideran que la carne del potón es interesante desde el punto de vista culinario, pero no es tan fina y suculenta como la del pulpo. Sin embargo, como las patas pueden pasar por las del pulpo, son muchos los restaurantes, locales de tapas e incluso pescaderías que intentan hacer pasar el potón por pulpo.

Características

¿Cuáles son las principales características físicas que permiten diferenciar pulpo y potón? Este cefalópodo puede alcanzar los 2 metros de altura y llegar a pesar hasta 50 kilos.

Su cuerpo se diferencia en dos partes muy claras: la cabeza, que está unida a los tentáculos, y el manto, que es cilíndrico y guarda los órganos internos.

Este animal marino es muy habitual en las costas de países latinoamericanos como Chile, Perú y México, donde cada vez está siendo más pescado para la venta internacional.

Aunque presenta un color rosado, muy distinto al rojizo oscuro del pulpo, sus patas y tentáculos pueden ser confundidos con los de un ejemplar pequeño del octópodo más buscado del recetario mediterráneo.

Valores nutricionales

Su bajo precio convierte al potón en una opción interesante, puesto que sí que aporta beneficios gastronómicos y, sobre todo, nutricionales. Por eso, te recomendamos no despreciar este alimento, sino simplemente extremar los cuidados para que no te lo vendan como pulpo, a un precio mayor.

Uno de sus puntos más particulares es el alto contenido en proteínas que ofrece. A esto se suma que la presencia de grasa en los tentáculos de potón es prácticamente inexistente, lo que lo convierte en un producto ideal para deportistas o personas que quieren bajar de peso.

Los minerales también están muy presentes: hierro, calcio y zinc son los principales que el potón aporta al organismo.

El pulpo

El pulpo es un animal muy presente en la gastronomía nacional y en la dieta mediterránea. Tanto que se ha convertido en uno de los ingredientes más deseados debido a su sabor, beneficios y textura, por lo que su precio es alto.

Los ejemplares más grandes de pulpo pueden alcanzar los 10 kilos y medir hasta 1 metro de longitud. Habitan en el litoral mediterráneo y en la zona del océano Atlántico y poseen una gran inteligencia, lo que hace que la captura de ejemplares sea todavía más compleja y escasa.

Características

Una cabeza y ocho tentáculos recubiertos por dos filas de ventosas te permitirán identificar perfectamente al pulpo, que además es de un color rojizo y rosado muy característico.

Sus tentáculos son tiernos y sabrosos, y por eso es importante diferenciarlos del potón, que también es un bocado interesante, pero no alcanza estos matices gastronómicos tan elevados.

Un punto muy llamativo de las características del pulpo es que es un animal que puede cambiar de color según su estado de ánimo. Así, es rojizo si está enfadado, azul cuando presenta nervios y grisáceo pálido si tiene miedo.

Valores nutricionales

Bajo en grasas, con un alto aporte de proteínas de gran calidad y con poca presencia de colesterol, el pulpo es un bocado perfecto para prácticamente cualquier persona.

Su aporte calórico también es muy asumible (70 kcal por 100 gramos de pulpo) y presenta una alta concentración de minerales perfectos para el organismo de los comensales: yodo, potasio, calcio y sodio.

Por todo ello, el pulpo es ideal para ayudar en procesos de pérdida de peso o mantenimiento. También está muy recomendado durante el embarazo, ya que todos los minerales que aporta ayudan a prevenir espina bífida o retraso mental en los fetos.

Por último, las personas con ácido úrico elevado pueden disfrutar de este bocado del mar, a diferencia de lo que les ocurriría con otros bocados como el marisco o los moluscos.

Conclusión

Conocer la diferencia entre pulpo y potón es interesante porque conviene saber qué se está comiendo o qué se está comprando. Con esto claro, no hay que despreciar ninguno de los dos ingredientes: ambos tienen puntos a favor (características nutricionales, sabor, precio) que pueden hacerlos interesantes para distintas elaboraciones y momentos.

Las características de sabor, textura y color te ayudarán a distinguir entre ambos, bien sea porque te los sirven en un restaurante o porque los compras para cocinarlos en casa.

En todo caso, se trata de ingredientes que se integran perfectamente en una dieta equilibrada y que presentan muchas características que son ideales para mantener la salud y mejorar la variedad de alimentos que se consumen semanalmente.

Chat
¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte? 🐟