Pescadería Online 611 633 813 info@peixacasa.cat

Si eres amante del marisco, sabrás que uno de los más apreciados tanto en restaurantes como en bares es la zamburiña. Sin embargo, es importante distinguir entre volandeiras o zamburiñas debido a que se suelen servir como lo mismo.

Cada vez es más usual encontrar esta variedad de bivalvo dentro de las cartas de los diferentes establecimientos, ya que, gracias a su excelente sabor, se ha convertido en uno de los alimentos más consumidos.

No obstante, una de las cosas que hay que tener en cuenta es que son muchos los establecimientos que sirven volandeiras en lugar de zamburiñas, haciéndolas pasar como lo mismo.

Por este motivo, es de vital importancia aprender a diferenciar las dos especies, ya que, a pesar de que las dos cuentan con una gran calidad, sobre todo si proceden de las costas gallegas, no son iguales.

¿Cómo se puede distinguir la volandeira de la zamburiña?

Si te preguntas qué es una zamburiña, esta, al igual que la volandeira, pertenece a la familia de las vieiras. Sin embargo, hay que tener presente que, al no ser de la misma especie, no se deben vender como si fueran idénticas ni tampoco con el mismo nombre.

Por un lado, el nombre científico de la zamburiña es chlamys varia. Además, con tan solo verlas a simple vista, podrás notar que existen diferencias físicas que las hacen sencillas de distinguir, ya que estas son muy llamativas.

Por el color

La primera característica que destaca y que supone una gran diferencia entre la zamburiña y la volandeira es el color. En el caso de la zamburiña esta es mucho más oscura y suele tener tonos violáceos.

De hecho, en ocasiones, su concha es tan oscura y los tonos morados son tan potentes que se puede incluso acercar a colores como el gris o incluso el negro. Además, tiene estrías muy marcadas y juntas.

En el caso de las volandeiras, la concha cuenta con un tono mucho más claro que puede ir del amarillo al naranja. Asimismo, cuenta con estrías mucho menos marcadas y más separadas las unas de las otras.

Una forma sencilla de diferenciarlas es saber que la zamburiña suele tener un aspecto más salvaje, lo que en ocasiones se percibe como menos atractivo para el ojo humano. Esto no sucede con la volandeira.

Diferencia entre conchas

Si el color es una de las diferencias más marcadas entre ambos bivalvos, también hay que tener en cuenta la forma de la concha. En el caso de la zamburiña, esta es más alargada, al contrario de lo que sucede con la volandeira, que tiene una concha algo más redondeada.

Además, la zamburiña tiene tan solo un apéndice, también conocido como “oreja”, en la parte inferior de la concha. Sin embargo, la volandeira cuenta con dos, por lo que esta se ha convertido en otra forma clave de diferenciar ambas especies.

Color de las gónadas

Otra de las características que más llaman la atención y que suponen una gran diferencia entre una y otra opción es la gónada. En el caso de la zamburiña, esta cuenta con una gónada de color blanquecino que dista mucho de lo que estamos acostumbrados a ver.

La gónada de la volandeira, por su parte, destaca por su color naranja intenso y vibrante. Esto es lo que muchos relacionan con una zamburiña, aunque en realidad si la gónada es así significa que nos encontramos ante una volandeira en toda regla.

El precio varía entre una y otra

Además de por sus características físicas, estas dos especies también se diferencian por otros factores. Uno de ellos es el precio. Por ejemplo, el precio de las zamburiñas frescas es muy superior al de la volandeira, pudiendo llegar a ser el doble que en el segundo caso.

La razón para que esto suceda está muy relacionada con la escasez. En los últimos años, se ha capturado una gran cantidad de volandeira gallega en las rías, cosa que no ha sucedido con la zamburiña. Esto hace que esta última sea bastante menos económica que la primera.

Para que te hagas una idea, mientras la volandeira puede rondar los 12 euros el kilo, la zamburiña puede ascender hasta los 26 euros el kilo. Todo dependerá del número de capturas.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que esto no se da en todos los rincones por igual. Por poner un ejemplo, en la ría de Ferrol ahora hay planes de explotación de zamburiña gracias a lo que se ha aumentado su captura de forma exponencial. Esto hace que los precios fluctúen.

A pesar de sus diferencias, las dos opciones cuentan con una gran calidad, sobre todo si proceden de nuestras costas. No obstante, ahora sabrás conocer qué tipo de especie ponen en tu mesa, si volandeiras o zamburiñas, la próxima vez que acudas a un restaurante para disfrutar de este manjar.

Chat
¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte? 🐟