Pescadería Online 611 633 813 info@peixacasa.cat

A todos nos gusta el pescado fresco y es que es una delicia consumirlo así. Sin embargo, si queremos evitar los riesgos producidos por el anisakis, lo ideal es mantener el pescado mínimo a -20 °C durante unos cuantos días, por lo que aprender cómo congelar pescado nos resultará muy útil.Además, lo normal es que cuando compramos pescado nos salga más rentable comprar más cantidad, a pesar de que probablemente no lo consumamos de un día para otro. Este es otro motivo por el que congelar pescado es una idea muy acertada, aunque a veces por desconocimiento no lo hagamos de la manera correcta.Por eso, para remediar esta situación os presentamos el procedimiento que hay que seguir para congelar y descongelar pescado adecuadamente.

¿Cómo congelar pescado fresco?

Para congelar pescado azul y blanco de la mejor manera posible, conservando sus nutrientes y sabor, podemos seguir los siguientes pasos:

  1. Lo primero de todo es congelar el pescado cuanto antes, a ser posible nada más llegar a casa o como tarde 1 o 2 días después de haberlo adquirido en la pescadería.
  2. Tenemos que lavar el pescado para retirar cualquier resto de sangre o de escamas que pueda haber quedado. También hay que quitar las vísceras si el pescatero no lo ha hecho, y secarlo después al final de todo con el fin de quitar humedad.
  3. Asimismo, debemos trabajar con el pescado con las manos limpias para no contaminarlo con alguna bacteria. El frío solo hace que estas bacterias se desactiven y al descongelar el pescado vuelven a activarse.
  4. Es mejor cortar el pescado en raciones para que cuando lo consumamos solo tengamos que descongelar el pescado que vayamos a consumir.
  5. Para evitar olores en el congelador y que se derramen líquidos, lo ideal es envolver o introducir este alimento en bolsas herméticas al vacío.
  6. Poner la fecha de congelación del producto, así como el tipo de pescado que es, nos facilitará saber hasta cuándo lo podremos usar. Podemos congelar pescado azul durante 3 meses, mientras que el blanco puede estar hasta 6 meses así.
  7. Es recomendable dejar las bolsas o bandejas de pescado en la parte o cajón superior del congelador, puesto que es la zona más fría y es donde mejor se van a conservar el sabor y propiedades de este alimento.
  8. Asimismo, otro truco muy útil es poner el congelador a máxima potencia durante una hora para que los alimentos recién introducidos no cambien la temperatura de los ya congelados.
  9. Si queremos congelar pescado que esté enharinado, se puede hacer. Solo hay que seguir los pasos que ya hemos mencionado anteriormente.
  10. Por último, para descongelar pescado tenemos que dejarlo en el frigorífico entre 12 y 24 horas y ya lo tendremos listo para cocinar. Evita dejarlo a temperatura ambiente.

¿Cómo congelar marisco?

El procedimiento correcto para congelar marisco es muy parecido al del pescado. Solo debemos tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  1. Antes de comenzar, debemos saber qué tipo de marisco vamos a congelar, ya que en algunos casos habrá que cocerlos antes y en otros se podrá congelar fresco. También hay algunos que no se pueden congelar, como las ostras o percebes.
  2. En el caso del marisco que se puede congelar crudo, como las gambas, mejillones, almejas o langostinos, hay que congelarlos cuanto antes para evitar que pierdan sus propiedades nutricionales y su sabor.
  3. Si se trata de marisco que tenemos que cocinar previamente como centollos o bogavantes, debemos congelarlo después de hecho a una temperatura ambiente para que no haya cambios bruscos de temperatura.
  4. Es importante que metamos el marisco en bolsas de congelar o selladas al vacío con el fin de que no se estropee el producto ni se derrame nada por el congelador. Además, el aire puede provocar que se estropee el producto.
  5. En el caso del marisco de concha, debemos comprobar que no hay ningún ejemplar en mal estado o muerto para que el resto no se contamine y se ponga malo.
  6. Es muy importante lavar el marisco antes de congelarlo para quitar restos que pudiesen tener y así asegurar que no haya bacterias o parásitos en ellos.
  7. Con el marisco también hay que escribir la clase que se ha congelado y su fecha de congelación. Los bivalvos aguantan hasta 3 meses mientras que los langostinos hasta 6 meses. Los productos cocinados aguantan menos tiempo.
  8. Al igual que al descongelar pescado, el marisco debe estar en la nevera durante unas 12 o 24 horas. Eso sí, hay que ser cuidadosos porque este producto debe cocinarse nada más estar descongelado, si no se echa a perder.

Ahora que ya conocemos todos los pasos que debemos llevar a cabo, solo tenemos que ponerlos en práctica. Así, conseguiremos congelar pescado azul y blanco y marisco sin que se pierdan sus nutrientes y su sabor.

Después, cuando queramos descongelar estos ingredientes para alguna receta, solo tendremos que cocinarlo como más nos guste a la plancha, al horno, frito o cocido. Sabrá como si estuviese fresco.

Por último, no podemos olvidar que congelar pescado y marisco nos es muy útil por dos motivos: el tiempo y el dinero.

En cuanto al primero de ellos, no tenemos que desplazarnos constantemente para adquirir este producto.

En lo que respecta al tema económico, muchas veces nos sale más rentable comprar piezas más grandes, ya que cuestan menos, o pescado de oferta, por lo que en estos casos sí o sí hay que congelarlo.

Chat
¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte? 🐟