Pescadería Online 611 633 813 info@peixacasa.cat

El salmón está de subida, pero nosotros MANTENEMOS LOS PRECIOS. ¡Aprovecha y no lo dejes escapar! Como es fresco lo podrás congelar para tener reservas y disfrutarlo cuando quieras  AQUÍ    

En las costas de Galicia, en el noroeste de España, se encuentra un manjar apreciado en todo el mundo: los berberechos gallegos.

Estos pequeños moluscos tienen su hogar en las aguas prístinas de esta pintoresca región, donde su sabor excepcional y su delicada textura se han convertido en una parte esencial de la gastronomía local.

Pero antes de sumergirte en su irresistible sabor, es crucial saber cómo limpiarlos adecuadamente.

En esta guía, te presentaremos los pasos detallados para limpiar los berberechos, asegurándote una experiencia culinaria impecable y libre de arena o suciedad.

¡Prepárate para descubrir el arte de limpiar los berberechos y disfrutar de su delicioso sabor en cada bocado!

Una vez que tienes los berberechos frescos, es importante limpiarlos a fondo para eliminar cualquier arena o suciedad.

Sigue estos pasos:

  1. Llena un recipiente grande con agua fría. Coloca los berberechos en el agua y déjalos en remojo durante 20-30 minutos. Esto ayuda a eliminar cualquier arena o residuo que pueda haber dentro de las conchas.
  2. Mientras los berberechos están en remojo, examina cada concha. Desecha aquellos berberechos que estén agrietados, rotos o que tengan conchas dañadas, ya que podrían estar en mal estado.
  3. Después del período de remojo, levanta con cuidado los berberechos del agua, procurando no agitar el sedimento que se haya depositado en el fondo del recipiente.
  4. Enjuaga los berberechos con agua fría corriente. Usa tus manos para eliminar cualquier suciedad suelta o residuo de las conchas. Continúa enjuagando hasta que el agua salga clara.
  5. Toma un cepillo limpio y firme (como un cepillo de verduras o un cepillo de dientes limpio) y frota suavemente las conchas para eliminar cualquier suciedad persistente o residuo obstinado. Presta especial atención a las crestas y grietas de las conchas.
  6. Enjuaga nuevamente los berberechos con agua fría corriente para eliminar cualquier partícula suelta que se haya desprendido al cepillar.

Ahora que los berberechos están limpios, es hora de prepararlos para cocinar:

Examina nuevamente las conchas y descarta aquellos berberechos que no se hayan abierto después del remojo y la limpieza, ya que podrían estar muertos y no deben consumirse.

Para las conchas abiertas, golpéalas ligeramente sobre una superficie dura. Si la concha no se cierra después de golpearla, desecha el berberecho, ya que podría estar muerto y no es seguro para consumir.

Examina los berberechos restantes y desecha aquellos con conchas dañadas o rotas.

Siguiendo estos pasos para limpiar los berberechos, puedes asegurarte de que estén libres de arena, suciedad y cualquier residuo, lo que resultará en una experiencia deliciosa y placentera con mariscos.