Pescadería Online 611 633 813 info@peixacasa.cat

Los españoles somos uno de los primeros consumidores de pescado en el mundo. Sin embargo, todavía existe mucha confusión en lo que respecta a la diferente procedencia y clasificación del pescado. Preguntas como, ¿el pescado salvaje puede considerarse ecológico?, ¿ qué requisitos debe cumplir la pesca sostenible?

En esta entrada daremos respuesta a esta y otras preguntas, para que dispongas de toda la información que necesitas cuando vayas a comprar pescado.

Qué es el pescado ecológico y el pescado sostenible

Para que un pescado se considere ecológico debe tener la certificación y el logotipo europeo (la típica hoja verde con estrellas) que garantiza que cumple la normativa europea comunitaria establecida en el Reglamento (CE) 834/2007.

Solo el pescado que cumple con lo dispuesto en dicho Reglamento puede llevar la etiqueta “ecológico”, “orgánico” o “bio”. Los criterios que establece la norma para considerar un pescado ecológico son los siguientes:

  • que los peces sigan una dieta con alimentos ecológicos,
  • que se críen teniendo en cuenta su salud y bienestar,
  • que estén al aire libre y
  • que dispongan del máximo espacio vital.

Por su parte, el pescado sostenible es todo aquel que lleva el sello MSC (el logo con un pececito azul). MSC es el acrónimo de Marine Stewardship Council, una organización internacional independiente sin fines de lucro que se creó en 1997 para promover la pesca sostenible y velar por la protección de los hábitats marinos.

Para tener la consideración de pescado sostenible, los peces deben capturarse de modo que la pesca permita la continuidad de las especies marinas, respetando sus hábitats y con prácticas de pesca que preserven el medio marino. Además del sello MSC, también existen otras etiquetas, como “Dolphin friendly”, con el símbolo de un delfín, que garantiza que los peces han sido tratados de forma respetuosa con el medio ambiente.

Cuál es la diferencia entre pescado ecológico y pescado sostenible

El concepto de pescado ecológico se aplica únicamente al pescado procedente de acuicultura o piscifactoría. Para conseguir la certificación ecológica el pescado tiene que seguir rigurosos controles en todos los sentidos:

  • Alimentación: La alimentación que reciben estos peces debe ser saludable y equilibrada. Los peces se alimentan de piensos ecológicos certificados que no incluyen harinas cárnicas modificadas ni OMG, sino únicamente plantas ecológicas, vitaminas y minerales.
  • Prohibición del uso de aditivos: El pescado ecológico tiene totalmente prohibido el uso de estimuladores del crecimiento, aditivos, medicamentos, colorantes químicos sintéticos o cualquier tipo de hormona sintética.
  • Bienestar de los peces. Los peces orgánicos o ecológicos tienen más espacio en su jaula para garantizar su comodidad, su salud y su bienestar.
  • Producción sostenible: Los pescados ecológicos tienen que cumplir un sistema de producción sostenible que garantice el respeto con el medio ambiente.

El pescado salvaje nunca puede llevar la etiqueta de ecológico, orgánico o bio, dado que nace y crece en plena libertad y es imposible controlar su alimentación y el resto de requisitos que exige el etiquetado. Por eso, cuando compras un salmón salvaje nunca lleva el sello ecológico. El pescado ecológico procede obligatoriamente de una piscifactoría, siendo un pescado de alta calidad.

Por el contrario, el concepto de pesca sostenible se aplica principalmente a la captura de peces en su hábitat natural. MSC utiliza tres criterios para otorgar el sello de sostenibilidad:

  • El estado de las poblaciones de peces (que haya suficientes peces disponibles para realizar una pesca sostenible, es decir que no haya una sobrepesca).
  • Que la pesca no tenga impacto en el medio ambiente marino (en otras especies: mamíferos marinos, aves y corales).
  • Que haya una buena gestión de los métodos de pesca y una mínima degradación del medio ambiente marítimo.

Semejanzas entre pescado ecológico y pescado sostenible

Tanto el pescado ecológico como el pescado sostenible se han criado en las mejores condiciones fisiológicas lo que garantiza que tengan mayor sabor y frescura.

Los peces que crecen en piscifactorías ecológicas son similares a los pescados salvajes en cuanto que su dieta es totalmente natural. Los peces de piscifactorías ecológicas no utilizan en su dieta transgénicos ni sustancias de origen animal, dado que para obtener la certificación ecológica está prohibido el uso de estimuladores de crecimiento, aditivos medicinales o colorantes químicos sintéticos.

Por último, tanto el pescado ecológico como el pescado sostenible protegen el medio ambiente, reducen la contaminación y fomentan la productividad y diversidad biológica.

Conclusión

El consumo de pescado sigue siendo esencial en una dieta equilibrada. Se recomienda tomar, al menos, dos porciones de pescado semanales para mantener una buena salud cardiovascular. Como consumidor, elegir tanto el pescado ecológico como el pescado sostenible es una opción saludable y, a la vez, responsable con el medio ambiente.

Chat
¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte? 🐟